Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2005

En paz

Así fue nuestro 24. Comí bastante, bebí algo (no soy muy amigo del alcohol) pero no salí a ningún lado. Me quedé en casita con mis papás, hablando paja —no precisamente briznas— y full relax. Nos acostamos temprano y nos tomamos un merecido descanso. Nada del otro mundo y hasta gris, según la óptica de algunos. No importa, pana. El año pasado mi diciembre transcurrió en casa de mi ex y fue movidísimo pero genial. Éste, con su mansedumbre, también fue genial para lo que quería: calma absoluta. Entre gustos y colores no hay nada escrito, y seguro para el 31 se nos vendrá encima un torbellino de música, baile, comida, gente, bebida y alboroto. Merry Xmas, blogueros.

¡A tomar fotos se ha dicho!

Estoy inmerso por estos días en un reportaje fotográfico que nos encargó nuestra profesora de Fotografía Periodística. Teníamos libertad de elegir nuestros temas (parece mentira pero un reportaje fotográfico sólo tiene sentido si el fotógrafo sabe de antemano qué quiere captar) y yo me fui por el lado de los restaurantes, comederos, tragaderos y taguaras. Así que he fotografiado carritos de perros calientes (léase asquerositos), una que otra arepera y un par de restaurantes de los que tienen mesas al aire libre. De paso, he podido conocer algo del trabajo del fotógrafo y me he tenido que calar mis buenos "No, chamo, no nos tomes fotos". La paranoia de la gente por estos días no es normal, hasta una piche foto levanta suspicacias y preguntan si van a ser publicadas o qué, y hasta para quién trabajo. Más de una vez me ha provocado decir que soy un infiltrado del MVR y estoy levantando un minicenso gráfico pero me da cosa, jejeje!

Una vez que les digo que las fotos son par…

Seis meses sin ti

Hola, bebé. Hace ya seis meses que terminamos. Fue un final doloroso, como todos. Yo quedé hecho papilla, renegando por lo que pasó pero reacio a retomar la relación. Si me hubiera esforzado, si te hubiera llegado de sorpresa a tu casa, probablemente habrías dado marcha atrás. No lo sé y ya a estas alturas tampoco vale la pena que me dé contra una pared haciéndome preguntas estúpidas.

Lo que sí sé es que en este tiempo he hecho de todo para olvidarte o, por lo menos, dejar de quererte tanto. ¿Resultado? Cero. Es cierto que me pega menos pero qué va. Igualito te amo como el perfecto gafo que soy, sin remedio. Seis meses y aquí sigo. Loco por ti pero eso sí, decidido a no hacer nada por nosotros. Nos calamos año y medio de relación a distancia, mandándonos mensajitos de texto y viéndonos cuando yo podía ir a tu casa, lo que no era fácil por mi falta de dinero y no tener trabajo.

Una relación mantenida así, tarde o temprano iba a empezar a arrastrar problemas. Ambos metimos la pata. Lo…

Pruebas de voz

Hice un curso de doblaje hace unos meses. Es algo que siempre me ha llamado la atención y, aparte, es una excelente manera de empezar a trabajar en algo relacionado con locución. Tengo mi certificado desde hace como 10 años y hasta ahora es que me estoy acordando de él, jejeje! El viernes hice una prueba de voz en uno de los estudios de doblaje que hay en Venezuela, gusté y de una me pusieron a doblar dos personajes. Nada serio porque apenas estoy empezando y en este trabajo, como en cualquier otro, se empieza desde abajo y haciendo cosas sencillas. Fui la voz de un chofer negro (¡Qué risa tratando de impostar la voz para hacerla más grave de lo que realmente es!) y luego hice la de un vendedor en una de esas tiendas que están en medio de la carretera, junto a una bomba.

Me divertí bastante y de paso, me inauguré. Por no hablar de lo rico que es que le paguen a uno por hacer lo que a uno le gusta. El martes tendré otra prueba de voz y ya veremos. En Venezuela hay varios estudios de do…

Blog de vagaciones

Hola! Como no tengo computadora y en la Ucab ya salimos de vacaciones, este blog entra en receso hasta el reinicio de actividades, a principios de enero. Cuidaros, chic@s. Un abrazo. Feliz Navidad.

Morseo total

(Bostezo de caimán) Me despierto como a las 6:45 a.m. No tengo clase los viernes y en condiciones normales me quedo en cama hasta las 11 y pico, así de flojo soy. Aparte, estoy quemando los últimos cartuchos de mi vida de estudiante. O sea que mientras puedo, morseo.

A esa hora le mando un SMS a un pana con el que quedé de ayudarlo en unas fotos que necesita tomar para una materia que vemos juntos en la UCAB. Amanece bien nublado y le digo que estoy tentado de quedarme en cama pero igual voy a esperar a ver si esto aclara. Me contesta que va a esperar 15 minutos. Tenemos que tomar esas fotos y el sol es nuestro enemigo por su ausencia.

7:05. Un SMS de mi pana: "Coño, quiero salir YA de esas fotos!!!!!" El tiempo pasa y las nubes están inmóviles, igual que la impotencia por un lado, y las ganas de seguir morseando.

7:15. Recibo otro SMS. "Qué va. La naturaleza está en contra nuestra. Quédate en cama, viejo. Mañana será otro día." Teníamos que irnos tempra…

Y ahora, ¿qué?

Ya pasaron las elecciones. La abstención trepó a niveles desoladoramente altos. La última institución que quedaba por conquistar fue tomada. Con todo y los piches dos millones y pico de votantes que asistieron a los centros de votación ayer.

No voy a entrar en detalles sobre este tema porque ya se ha dicho todo al respecto. Yo ya había decidido desde hacía tiempo no votar porque simplemente me cansé de que me señalaran con el dedo. Estoy en una lista que ha sido usada para negarle trabajo a un gentío y no pretendía "actualizar" esa lista con mi dirección o más datos personales. Esto parece que no hay quien lo detenga y no iba a seguirle el juego a un poder electoral tan parcializado como tramposo. Lo siento por los diputados que sí estaban haciendo algo por mi circuito pero la verdad es que no le vi ningún sentido a ir a unas elecciones que no eran otra cosa que un matadero.

Respeto las opiniones de quienes sí pensaban ir a votar hasta que la oposición renunció. Lo que sí n…

La Casa del lago

Imagen
Lo que sigue fue escrito por Mike Royko, columnista estadounidense, como homenaje a su primera esposa, cuando ella falleció en 1979. Royko murió a principios de 1997, de un aneurisma cerebral. Tómenlo como un oasis antes del torbellino comicial de este domingo.
_________________________

Cuando empezaron a pasar los fines de semana en el apacible lago de Winconsin, eran jóvenes y pobres. Unos parientes de ella les prestaban una diminuta cabaña que había como a un kilómetro de la ribera, en un valle arbolado.

Como él trabajaba hasta muy tarde, a menudo no llegaban allí sino hasta después de la medianoche del viernes. Si no había mosquitos, iban a darse un chapuzón la luz de la luna y luego se sentaban a descansar al pie de un árbol y hablaban del futuro tomándose una copa de vino.

Un verano, él compró una vieja lancha de motor. Se aficionaron a pasear por el lago y, al mirar las casas que había junto a la orilla, se preguntaban cómo sería vivir en un sitio así. Él no hacía más que menear …