jueves, julio 27, 2006


Ahora sí, el cierre de mi campaña

¡¡VOTA LENGUA!! Si quieres un papito bloguero con la lengua bien afilada y larga, lo único que tienes que hacer es darle tu voto al número 27.

¿Dudosa? Échale un ojito a esta foto. El viernes a mediodía se cierra la cosa. Y esta foto ayudará a despejar tus dudas. Espero.



Eso va en respuesta a cualquier pregunta sobre si la foto anterior era retocada. ¡Nones, jejeje!

¡¡¡VOTA LENGUA!!! Vota 27

miércoles, julio 26, 2006


Campaña chaborra

Yo sigo fiel a mi norma de fundamentar la campaña de Briznas de Paja en el poder (o falta de éste) de las palabras. Y como estoy recién entrando en la blogósfera, pues sigo presentando posts viejos míos para que las jurados los lean y evalúen. Hoy las invito a que se metan en éste, que es reciente pero quedó olvidado por el certamen. También espero que por fa se paseen por éste y por éste. Ahí se habla de todo un poco, conocen más del blog y de quien lo escribe.

Disculpen este post chaborro pro-campaña, pero a las 3 p.m. tengo que presentar un examen para reparar una materia. Estoy quemando los últimos cartuchos. Me quito ese calamar de encima y tendré vida otra vez. Luego nos hablamos.

martes, julio 25, 2006


Cierre de campaña pa´l papito bloguero (o casi)

Ajá.

Ajáp.

Hum...

(¿Por qué requetecontra coño 'e la mae no se me ocurre nada ahora que tengo un teclado enfrente?)

Seriedad, pues. De mí no hay mucho que tenga que decir para que las preciosuras del jurado decidan. No es que no haya hecho nada en la vida, lo que pasa es que siempre trato de tener presente a Baltazar Gracián, autor del Oráculo del Buen Vivir. En ese libro, escrito hace unos 400 y pico de años, Gracián daba reglas breves pero muy acertadas para llevar una vida decorosa, honesta y exitosa sin dejar de lado la malicia. Uno de sus consejos era no hablar de sí mismo. ¿Por qué? Porque si lo haces, tienes dos caminos: o hablas bien de ti mismo o hablas mal.

Si hablas bien de ti mismo, te formas una imagen de vanidoso y echón, por la que algunas personas te van a detestar. Si, en cambio, te refieres a tus atributos personales con modestia entonces vas a quedar como el propio looser. En ese caso, lo mejor es dejar que tus obras hablen por ti. Y nunca andar por ahí haciendo publicidad de las cosas buenas que uno ha hecho.

A menos que haya una bufanda de Papito Bloguero en juego. ;)

¿Que qué cosas buenas he hecho? Bueh... Ya voy a empezar el 9° de comunicación social en la UCAB. Por eso el blog incluye tantas referencias a la universidad, porque es casi mi segunda casa. Hace algún tiempo me metí a un curso de inglés en el CVA y lo terminé. Me defiendo bastante bien con ese idioma. Hice otro curso de locución (tengo mi certificado) y otro más de doblaje. Hace como un año me fui de safrisco y me metí a Quién Quiere Ser Millonario. No me fue mal, me gané unos buenos cobres y salí de apuros financieros. Ya se me acabaron esos reales pero los invertí bien hasta la última pulla.

Cosas malas (honestidad pa' que sepan a quién le van a dar el voto): soy un flojo de $%!"#=) en mi casa. De vez en cuando me pega la luna y ayudo con los oficios pero a veces hace falta que mi mamá me pegue tres gritos para que yo mueva mi humanidad y me decida a lavar la poceta, el lavamanos y la ducha de mi baño. Soy desesperantemente terco. A veces me paso de infantil, jejeje! Hum... me tardo mucho en tomar decisiones importantes. El peor ejemplo de eso fue cuando me cambié de carrera porque perdí demasiado tiempo estudiando algo en lo que me iba mal y no me atrevía a dar el paso. Eso es chimbo. Soy maniático y tengo fetiches, en otros posts he ahondado sobre el tema. A veces soy inseguro, me dan pánico cosas que no tendrían por qué mosquear a nadie. ¡Verga, odio los sobreentendidos! ¡A mí que me hablen claro, pana! Nada de ponerme a leer entre líneas porque no va conmigo y me pongo de mal genio.

Y ya. Suficiente pa' que vean si soy o no elegible a alguna de las categorías. Y si no, igual ya estoy enriqueciendo este blog con varios links nuevos de gente que escribe, siente, piensa, vive y padece como uno.

¡¡¡VOTEN POR MÍ, CARAAAAAACHAA!!!

Aquí les dejo otra foto mía. Ya saben, autopromoción. Y antes de que pregunten, NO es retocada.


domingo, julio 23, 2006


Respondo a las preguntas del papito bloguero...

La campaña para el papito bloguero sigue su curso mientras la Wari anda pa Barquisitelometo. Pero como las integrantes del jurado necesitan más información acerca de cada participante, hacía falta obtenerla de algún lado y la idea se le ocurrió a Khabiria, con este cuestionario. Lo acabo de bajar y aquí están mis respuestas.

1) Por qué tienes un blog?
--Porque me da la gana
--Para comunicarme con el mundo
--Para conocer gente
X-Todas las anteriores. Y por curiosidad, sobre todo. Me provocó escribir, la moda estaba explotando, un pana tenía uno, le pedí explicación sobre con qué se comía eso y listo. Briznas de paja nació en abril de 2005 y aquí estamos.

2) ¿Cómo sobrevives a un día sin que Blogger, (o cualquier otro servidor de blogs) te deje publicar nada? ¿Sobrevives?
Chicas, partamos de un principio: no tengo computadora en casa. Si sobrevivo a eso, júrenlo que sobrevivo a cualquier otra cosa que tenga que ver con el cyberespacio. ¡De hecho, ya aprendí a sobrevivir sin cybersexo hace raaaaaaaaaaaaaaaaaato, jejeje!

3) La marina tiene un barco, la aviación tiene un avión e Internet qué tiene?
--Un servidor
--Un virus
--Una superautopista
--Todas las anteriores
X- ¡Ninguna! Un mouse analógico, con la pelotica bien cochina y dañada, y el cable comío por las ratas.

4) ¿Qué es lo mejor y lo peor que le puede pasar a un bloger@?
Lo mejor, que lo nominen a un relajo de éstos, porque conoces un cerro de gente que es sumamente de pinga. OJO: no toy jalándole mecate al jurado, mosca.
Lo peor... a mí me ha pasado: que Blogger te deje entrar, escribas tu post y al momento de publicarlo te pinte un cóndor. O que los únicos comentarios a tus posts sean de publicidad.

5) Alguien respira cerca de tu cuello, roza tu pecho y tropieza tu mano, cómo reaccionas?
Depende. Si tiene manguera, le pregunto qué le pasa. Si tiene... ejem... ejem... turgencias, le puedo preguntar si se le perdió algo y de repente lo buscamos entre los dos. Ahora, si el resuello en el pescuezo tiene mal aliento, chao. ¡Uigh!

6) El Alma llanera es:
--Una canción
--Un himno secundario
--Me gusta mas “Venezuela”
--La despedida de la fiesta
X- Yo lo que sé es que no soy hermano de la espuma, ni de las garzas, ni de las rosas, ni del sol porque eso suena medio gay en un hombre, jejeje! Mentira, es una canción.

7) ¿Qué es un mundo sin poesías?
Un mundo full de prosa.

8) Según la teoría del nacimiento del mundo virtual, ¿qué creó Dios primero? ¿Al programador o al hombre?
A Bill Gates y a Steve Jobbs. Ahora, cuál de los es Adán y cuál es Eva...

9) ¿Cual es el método más rápido para cronometrar 9 minutos, con un reloj de arena de 4 minutos y otro de 7?
Ninguno. El reloj del microondas es impelable.

10) Cuándo algún blogero tiene problemas con su blog y pide ayuda, cómo reaccionas?
--Lloras
--Gritas
X-Le mandas un mail
--Ninguna de las anteriores
El mail y de repente hasta mi dirección de MSN. Solidaridad ante todo, mi pana.

11) Si pudieras seducir a 7 blogeras? Quiénes serían?
Para empezar, no conozco tantas blogueras. Y entre las que he leído, hay unas cuantas casadas, así que esas son las primeras descartadas. Pero a ver... Una impelable es Khabiria. Porque es periodista, su estilo es genial, se nota que es muy inteligente y tiene un sentido genial del humor. Lo mejor de todo: es gordita. Me fascinan las gorditas, léanse este post mío. Otra sería Marian, aunque creo que la diferencia de edad está como fregada. ¡A la mae Nairo le echaría plomo feliz de la vida, jejeje! La barquisimetana también tiene lo suyo, en términos de letras. Quizá TaMyKa, pero creo que tiene 17 años y no quiero que la LOPNA me agarre. Yap. De pana no conozco muchas más, así que me imagino que me estoy perdiendo de bastante pero ni modo (inserte cara de frustre aquí).

Para terminar, algo que dije en un comentario a un blog por ahí: chicas del jurado, os recomiendo que leáis cosas de los blogueros menos conocidos, como es mi caso. En virtud de eso, métanse en este post, en este y en este. Con eso creo que tienen un bosquejo mejor de quién es Mr. Papito Pacasdepaja y de paso, no hay mejor campaña electoral que ver las obras de los candidatos. Ahí tienen tres obras mías. ;)

Ahora sí, me fui. Mañana es feriado y yo estaré fuera de la blogósfera. Un beso a las chicas y un abrazo a los panas que están compitiendo en esto. Nos vemos el martes.

Si quieres gozar,
reir y comentar
a Briznas de Paja
tú tienes que leer

jueves, julio 20, 2006


¿Qué haré para la campaña?

A mí ni me lo pregunten.

A ver, a ver... ¿Acabar con la infancia abandonada? Nah, muy pelúo. Aparte, ya alguien con más curvas se me adelantó, pero no me acuerdo quién. ¡Ah, una miss! Descartado.

¿Será que prometo portarme bien para que papá Noel me traiga bastantes regalos el 24 de diciembre? Hummmmmmmmm... No suena ni mal. Pero capaz y me pasa como a Jaimito y los reyes magos. Ya saben, la carta aquella.

¿Playa y rumba para todos? Ajá, ya está. ¿Con qué se sienta la cucaracha? Si me invitan cuando gane, el de la playa y la rumba seré yo, en todo caso. :p

Veamos: enderezar el aparato económico de Venezuela, reordenar el sistema de salud pública, cortar de raíz el flagelo de la inseguridad con reformas policial, carcelaria y jurídica. Redistribuir los excedentes por concepto de ingresos petroleros. Les garantizo que cada familia tendrá los US$ 300 millones que le corresponden de la torta. Empleo pa todo el mundo, cero buhonería. Con un chasquido de mis dedos vendrán todos los inversionistas foráneos que se han ido del país en los últimos años. Voy a hacer que se desarrollen otras industrias aparte de la del petróleo. Por ejemplo, la del turismo. Y adiós a los problemas de electricidad que sufren varias zonas del interior de Venezuela.

¿Yo solito echarle plomo a todo eso? Sí, vale, miren mi cara apenas pensé en eso.



¿Entonces? Mmmm...

¡Bueh, nada! Tengo el seso seco y lo único que sé es que desde que esto arrancó y me metieron en este brollo, yo he estado de blog en blog leyendo lo que escriben los demás "papitos" nominados. La competencia tá fuerte, aquí cualquiera puede ganar. Y como esto empezó en relajo, pues terminará en relajo. Como tiene que ser.

Aquí seguiré, escribiendo y leyendo al gentío que anda por ahí blogueando, tripeando y dándonos a todos motivos para reir, pensar y bloguear más y mejor. Cuídense y nos vemos. Su pana...

Mr. Papito pacasdepaja

miércoles, julio 19, 2006


De todo un poco (IV)

Un chinazo

Fue hace como dos semanas. En la feria de la UCAB, para variar. Y con CM de protagonista, como para no perder el ritmo. Tenía tiempo sin resbalarse por aquí.

Estaban varias chicas de décimo tomándose fotos con sus cámaras digitales. Felices porque ya estaban terminando su último semestre en la universidad y lo que les quedaba era la tesis. Habían hecho la tradicional caminata por la plaza de la uni y tenían la cervezada a la vuelta de unos pcos días. Fotos iban y venían. La feria, superanimada y con los comentarios del mundial en plena efervescencia.

CM estaba conversando con RJ y conmigo cuando sale PV, una chama de décimo, y le tomó una foto así, tal cual, sin decirle que posara ni nada. La foto salió toda descuadrada, con CM haciendo una cara rarísima.

CM la vio y le pidió a PV que la borrara porque no le gustaba como había salido. Y el chinazo fue lo que CM dijo:

—¡Es que tú siempre me agarras en unas posiciones...!

De una me miró y peló los ojos. Too late, te resbalaste. ¿Qué posiciones serán? ;)

Vacaciones

Dulce palabra para nosotros los que estamos estudiando aún. Se acabó el semestre más perro de la carrera hasta ahorita y ya yo tengo seriamente armada mi agenda de morseos, maratones de tele y uno que otro buceo urbano. Sin dejar de lado —ni Dios lo quiera— el material de lectura que hay que buscar para la tesis. Y vacaciones las que me está dando el miserable macaco que tenemos de presidente ahorita, que hizo una cadena en pleno Aló Ciudadano porque se va de vagaciones por Asia y un cerro de países. ¡Qué vida tan dura!

Noche de asquerositos

—Dame un pura papa cuando puedas, mi pana.

El chamo uniformado saca un humeante pan, lo abre con las tenacillas, le mete la salchicha, atiborra de papas fritas el perro, le echa un chorro de mayonesa y otro de salsa de tomate. Todo eso en diez segundos y despacha el pura papa a la velocidad del rayo, listo para preparar otro perro. Y otro. Y otro más.

A su lado está la plancha, vigilada por otro uniformado con bata y gorra. Sobre esa plancha están friéndose una hamburguesa, un huevo, un bistec de pollo y unos champiñones rebanados. El uniformado une el huevo y la hamburguesa, los mete en un pan redondo, agrega rebanadas de queso amarillo y trocitos de aguacate. A eso le suma la correspondiente ración de papas y salsas, y listo.

—Hamburguesa especial, varón.

El comensal recoge la hamburguesa que el chamo le tiende, agarra el frasco de salsa de ajo, le echa un buen chorro y empieza a comérsela con ganas.

De vuelta a la plancha, el chamo uniformado agrega unas tiritas de tocineta y más aceite. Le da la vuelta al pollo. Al mismo tiempo habla con el encargado de los perros y le echa la madre a una gordita que pasa por allí a pedir limosna.

—¡Ponte a trabajar, no jodaaaaaaaaaa!

La gordita es limosnera asidua en ese carrito. Es joven, no tiene ninguna afección física visible. No es minusválida, no se ve deforme. No está impedida para trabajar. Pese a eso, igual pide limosna con un desparpajo increíble. Y no pide menos de Bs. 500. Cliente por cliente, va haciendo la misma pregunta:

—¿Me regala quinientos bolos?

Así, sin un "Por favor". Sin anestesia. Todos los clientes, por turno, la miran de arriba abajo como preguntándose qué le pica a esta caraja que pone una limosna con tarifa mínima y no me deja comerme mi vaina en paz. Vete, mijita. Aquí no hay pa' ti, pedazo de vaga. Total que la gordita desaparece en la oscuridad, hasta dentro de una media hora. Ya sabe que ese es el tiempo necesario para que la clientela del carrito se renueve.

—Señooooor, ¿me da un perro con toooodooooo?

La petición es hecha por una chica toda maquillaje, sifrinismo y glamour. Está acompañada de su novio, un chamo igualmente plástico. No hay ningún rollo, los asquerositos conquistan los gustos de todas las clases sociales. Y más a esa hora, las once de la noche.

El chamo de los perros despacha el pedido en 10 segundos exactos ("¡Ay, se me olvidaba, por fa, no le pongas cebollaaaaaaaaa!") y el glamour de la chica se acaba con el primer mordisco. Abre una boca inmensamente grande, deja al descubierto los dientes forrados en frenillos, acomete su perro... y un chisguete de salsa le impacta el escote. La chica agarra una servilleta y se limpia lo más delicadamente que puede, mientras las libidinosas miradas de su novio y demás clientes hombres quedan estampadas en el escote que se mueve al son que le marca la servilleta.

El bistec de pollo está perfecto. No crudo, porque el pollo sabe asqueroso y es peligroso. Dorado, con los bordes un poco negros, pero perfecto. El chamo de la plancha pone a freír un huevo. Cuando está listo, junta el pollo, el huevo, la tocineta (perfectamente arqueada, tostada, provocativa) y los champiñones. Esa torta de sabores va a otro pan redondo, con una rebanada de queso y varias piezas de aguacate. Salsa de tomate, mayonesa, papas y listo.

—Bichito, pollo especial.

El cliente que agarra la hamburguesa es joven y tiene cara de rascado feliz. Está con un grupito de amigos, tan jóvenes como él. Acaban de salir de la cervezada de la UCAB y están comentando los baños de licor que se echaron encima. No hace falta que lo comenten, el efluvio etílico se les adelantó hace rato. También intercambian impresiones sobre "los culos con los que perreamos" y "las tusas trancadas" que se echaron en plena cervezada.

Ya terminaron una fase de su vida. Sólo la tesis está entre ellos y su título. Mejor dicho, entre ellos y un nuevo capítulo de su existencia. La abordarán con el mismo entusiasmo que dejan escapar ahora, entre mordiscos y vapores de alcohol. Y así como le echaron la madre a sus profesores, seguro se la echarán a quienes sean sus jefes cuando trabajen. Ese ciclo nunca termina, esté uno en el nivel que esté.

Otra vez la limosnera. Y otra vez uno de los perreros le dice "¡Ponte a trabajar, no jodaaaaaaaaaa!". Y otra vez el paseo cliente por cliente con el pedido de quinientos bolos. Tarifa mínima para la caridad y nada, se fue la gordita con las manos vacías.

La chica sifrina se termina su perro y su refresco. El novio se lo paga, se dan un beso y se marchan. El chorro de salsa en el escote no fue el único. Hubo un momento en que la muchacha mordió y una plasta de papas, salsa y pan le cayó a los pies, y tenía sandalias puestas. Glamour y asquerositos no conjugan, definitivo.

Los chamos que salieron de la cervezada se van. Muertos de la risa, felices por su día y al encuentro de su futuro, sea como sea. Se topan con la gordita y uno de ellos le da una moneda de quinientos. El semblante de la mujer no puede ser más inexpresivo y los panas se miran como diciéndose cuánto querrá esta pajúa que le demos.

¡Nominadísimo!

¡Sí, no juegue! Qué tal. Bueno, la cuestión es en broma y como tal yo me la tomo. ¿Que qué haría si ganara? Ayudar a las misses desamparadas. Sí, ayudarlas para que no vuelvan a decir que les gusta la música de Shéikspiar o que les gusta la ropa vieja. Aparte de eso, me tripearía mi encuentro con la mami bloguera. ¿Y qué más? A seguir escribiendo por acá y gozar con los posts de los y las panas. Ahí estamos, ya veremos qué pasa con ese relajo. ¡Wari, tás loca, jejeje! Y Khabiria, gracias otra vez por meterme en ese relajo. ¡Me lo estoy gozando, jajajaja!

miércoles, julio 12, 2006


De todo un poco (III)

¡Se fue otro semestre!

Y yo sobreviví. Que cómo lo hice, no tengo ni la menor idea. Lo cierto es que bueno... terminé el octavo y lo terminé relativamente entero. Eso sí, necesito echarme una buena cura de sueño para recuperar el cerro de horas que dejé de dormir por andar estudiando o escribiendo trabajos. Luego de eso, pensaré en echarme una escapadita a la playa (¡ya basta de andar color rosado apio, mano!) y una que otra rumbita por ahí.

Y hecho eso, a leer cuanta teoría me caiga en las manos para ayudar a escribir el marco teórico de la hermosa tesis en la que RJ y yo nos embarcamos. Ya les contaré cómo va saliendo esa criatura. Por cierto, nuestro tutor nos sugirió que en algún momento hagamos un encuentro de blogueros por ahí. Apenas le demos forma a eso, RJ y yo, desde nuestros respectivos blogs (el suyo se llama Mi Mente en Letras), los convocaremos. No sólo para conocernos sino para recabar información relativa al tema, del que ya les hablé en posts anteriores. Así que ya saben. Y a los lectores, disculpen que me haya desaparecido tanto tiempo pero ni modo.

Otra noche de luna llena

Anoche la luna volvió a mostrar su máximo esplendor y yo volví a quedarme hipnotizado al verla. Me puse reflexivo y un poco nostálgico mientras la veía. Se fue un semestre, quizá el más duro de la carrera, pero no me siento con motivos de celebrar nada. Si tuviera que resumir lo que sentí anoche, podría decir que es simplemente un enorme suspiro de alivio.

El mundial terminó (¡espero no encontrarme con demasiados hinchas atorrantes de Italia, jijiji!) y ahora quedará el típico vacío que dejan los grandes eventos deportivos una vez terminados. Pero como todo, ya llegará algo que ocupe ese espacio y todos regresaremos a nuestras respectivas rutinas.

Hubo una reflexión inesperada que la luna puso en mi cabeza: creo que ya estoy listo para buscar novia. Me parece que ya puedo sacar de la nevera la parte sentimental que todos tenemos y ver qué sale por ahí. Aparte de que la chica sea gordita (que al fin y al cabo eso tampoco importa mucho), inteligente, con mucho sentido del humor, tierna y simpática, lo que realmente quiero en una mujer es que se entregue del mismo modo que yo estoy dispuesto a entregármele. Nada de amor en cuentagotas. Uno no se empata "para ver qué pasa", eso de andar experimentando no sirve ni dura mucho en el tiempo. Si te enamoras, aspiras a que te correspondan. Que la persona te quiera como tú la quieres. Uno no va a andar diciendo "Te amo" sin otorgarle un sentido completo y sincero a esa frase, que para mí es sagrada.

Tan sagrada es, que la última vez que la usé fue hace más de un año. No he vuelto a decírsela a nadie y ahora siento la necesidad de volver a usarla. Pero más falta me está haciendo que alguien me la diga a mí. Quién sabe cuánto tiempo más pasará hasta que esto ocurra. Por lo pronto, creo que estas vacaciones pueden ser útiles para empezar a buscar a ver si encuentro. Amanecerá y veremos.

¡Qué cabezazo más sabroso!

El de Zidane a Materazzi. El juego de la final me pareció chimbo en términos futbolísticos. No me pareció un partido digno de dos equipos finalistas, aspirantes al premio más importante dentro del mundo del fútbol. Pero ese cabezazo...

Los que no vieron el partido se perdieron de un cuadro que más o menos fue así: Materazzi, defensa italiano, estaba cubriendo a Zinedine Zidane en el área chica italiana. Zidane se fue caminando en dirección al centro de la cancha y Materazzi le dijo algo. Zidane lo oyó, se volteó, le dio un cabezazo marranero en el plexo y lo derribó. Qué le dijo el defensa italiano al jugador francés es aún tema de conversación en la calle pero lo ocurrido ahí me dio para pensar en el fútbol italiano y sobre todo, sus seguidores en Venezuela.

El fútbol italiano jamás me ha agradado por lo defensivo que es y la verdad, hay hinchas de la selección italiana a los que no trago por lo cerrados que son. Son malos perdedores y peores ganadores. Y, bueno, nadie puede culparme de odiar tanto a la mayoría de la hinchada italiana. Por eso me encantó el cabezazo de Zidane: porque en ocasiones me ha provocado hacerle lo mismo a más de un hincha ridículo de Italia. ¡¡MUERTEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!

Por último...

Espero poder escribir por aquí un poco más seguido ahora. Y espero también no tener que desaparecerme tanto tiempo de la blogósfera. Esto de escribir por aquí se ha vuelto una necesidad, más que un hábito. Y espero, sobre todo, no haber perdido lector@s por estar ausente tanto tiempo. Así que si tú, estimado lector, has lelgado al final de este post, acepta mis disculpas por no haberme aparecido por aquí tanto tiempo. Trataré de que no se repita.