Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2007

Mi último post del año

A la hora de poner en la balanza lo hecho en un año que se va, lo ideal sería que cada quien se hiciera un examen de conciencia en detalle, para no dejar ninguna acción por fuera y poder trazar una especie de «plan de vuelo» a fin de que los deseos para el próximo año puedan llevarse a término.

Claro, eso es lo ideal.

Normalmente no ocurre así: la mayoría de la gente pasa una veloz revista al año que se va justo cinco minutos antes de las doce, con el buche de uvas en la boca y pensando por qué Dios no nos dio más brazos para poder abrazar a todo el mundo al mismo tiempo.

No meditamos con calma nuestros actos pasados y el resultado es que suelen quedar bastantes cosas en el tintero. Para un bloguero, esta situación es más o menos así a la hora de escribir el post de fin de año. Cero examen y mucho de escritura apresurada. O sea que acá va a faltar una pila de vainas por poner.

Pero igual aquí vamos: terminé (POR FIIIIIIIIIN, NO JOOOODA) mi carrera. Pasé roncha con la bendita tesis pero ta…

Carta para mi hij@

Hola, hij@.

Esta es la primera carta que te escribo y, si Dios quiere, algún día podrás leerla, quién sabe bajo qué formato. Dudo que sea en este blog porque la tecnología progresa tan rápido que para cuando hayas crecido, seguro estará obsoleto pero nunca se sabe.

En fin, aquí estoy frente al teclado pensando qué decirle a una criaturita que estará entre nosotros dentro de unos cuantos meses. Pienso y pienso pero no se me vienen a la cabeza más que lugares comunes. Hij@, ni te imaginas cuánto cambia una persona apenas sabe que va a ser padre (o madre). La cantidad de sentimientos encontrados es tremenda, sobre todo cuando tu llegada aún no estaba en agenda.

Hay dudas, miedo, muchos nervios, felicidad, ansiedad… De todo un poco, sin que ninguna sensación pese sobre otra. El mazacote es bestial. Tanto, que los hábitos de vida cambian por completo. Yo, que suelo ser bien enrollado, al principio perdí el apetito y el sueño. Empecé a darle vueltas en la cabeza a las clásicas preguntas de dón…