miércoles, febrero 14, 2007


Feliz día… ¿de qué?

Ojo, no reniego ni me quejo por ser hoy el Día de San Valentín. Hay muchísimas parejas que lo celebran y es un bonito modo de recordarse el amor que se tienen. Eso nunca se censura. Regalitos van, chocolates vienen, flores vuelan, globos de colores pasan, las sorpresas se multiplican, los novios de vaina tocan el piso con los pies, jejeje! Y pare de contar.

Todo eso es muy bonito y da gusto verlo, así se tenga novia o no.

A menos, claro, que seas un resentido de esos que reniega de su suerte por no tener pareja y, por ende, envidia a los que van por ahí agarrados de la mano. Si llegan a ver a Cupido, lo que les provoca es tener un bazuca a la mano o, manque sea, una ballesta y dejar al pobre angelito así:



A esos especímenes lo que les sale es tomárselo con soda porque a todos nos llega, eso es seguro. Pero me desvié de lo que iba a decir.

Es bonito ver a las parejas en ese plan, eso no se discute. El ramo de flores siempre se agradece, las tarjetas nunca caen mal. Tampoco cae mal ver a la gente por ahí flotando y tripeándose su enamoramiento. Pero, ¿cuál es la nota de andar celebrando un día así, que es puro comercio? Las parejas tienen ocasión de reafirmar esos sentimientos que ahora los unen, de acuerdo, ¿pero eso no debería hacerse todos los días? Al fin y al cabo las relaciones también se componen de detalles, y esas atenciones se hacen día a día.

Un “Te amo” dicho oportunamente, una postal enviada un día cualquiera simplemente porque nos provocó, manifestarle tu apoyo a la otra persona cuando algún problema la agobia, disfrutar de sus logros como si fueran tuyos, cosas de ese tipo. Mosca, tampoco caer en el extremo del pajúo del comercial de Digitel (Ése que dice: “¡¡Te amo el doble que ayeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer, wuuuuuuujuuuuuuu!!” ¡Imbécil, mereces que Vicky te deje por ridículo, jejeje!).

Aparte, ni siquiera se tiene certeza de que San Valentín haya vivido. En la historia de los mártires del Cristianismo, se cuentan al menos tres santos con el nombre de Valentín. Y de ninguno de los tres hay pruebas suficientes de su existencia (hay más información aquí). O sea…

Igualito que con el día de la Madre o el del Padre. Comercio 100%. Eso no se critica. Pero hay 364 días para celebrar por los mismos motivos, y eso suele olvidársele a uno (A mí me pasa a cada rato. Muy mal hecho).

Así que nada, Feliz Día de San Valentín a tod@s y ya saben… la cosa es para celebrarla los otros 364 días también. Cero caer en la rutina porque a partir de ahí lo que se viene es el declive.

domingo, febrero 11, 2007


NO soy nerd

¡Ni de casualidad, jejeje! La prueba está en este test que acabo de hacer, que vi en el blog de 3rn3sto:

I am nerdier than 68% of all people. Are you nerdier? Click here to find out!

Hagan clic en la imagen, hagan el test y me cuentan. Cuando lo hice pensé "¡Cómo odiaba estas vainas! ¡De bolas que no puedo ser nerd!" ¡Chao!

lunes, febrero 05, 2007


Después de la tormenta...




Así como esta canción me siento en este momento. El estrés y la rabia cedieron al cansancio y las ganas de agarrar maletas e irme a ver el atardecer muy bien acompañado. Un par de asignaciones más y estaré libre. Paz. Carga de pilas. Un semestre menos por el cual sufrir… y a las puertas del último. ¡Qué rico se siente!